martes, 17 de julio de 2007

De juergas empresariales y salidas nocturnas

Aggh, madrugón que me ha tocado pegarme. Y es que resulta que ha llegado el nuevo Summer Trainee a Nokia desde China y como vive en el mismo edificio que yo y no conoce el camino tengo que guiarle. ¿Pero por qué quiere ir tan pronto? Como se nota que no es español... Encima hoy hace otro día lluvioso de estos de estar en casa. Qué perrería me está dando... xD

Pero bueno, este post no es para hablar sobre hoy sino sobre hace ya 11 días (este viernes no, el anterior). Ese día empezó (y siguió) como otro cualquiera salvo por un detalle: por la tarde había una fiesta interna de Nokia en un hotel en Ebisu (¡papeo gratis!). Creo que era una fiesta para la sección de Software, aunque pude conocer gente de otros equipos no sólo de integración, donde yo estaba.

Así que después de unas cuantas horas de curro nos fuimos todos en un taxi hacia Ebisu. La verdad es que el hotel pinta de barato no tenía precisamente. Nosotros teníamos un salón reservado en el piso de abajo donde podíamos servirnos en plan buffet libre y donde nos daban copas de vino blanco, tinto, cerveza o zumo. De hecho si veían que te quedaba poco se acercaba una chica y te la rellenaba, lo que por otra parte hacía difícil acabárselo para probar otra cosa.


Seguro que habéis visto en animes y mangas aquello de que cuando los empleados se van de juerga con los jefes tras unas cuantas copas las distinciones sociales desaparecen. Y parece ser que aquello no dista tanto de la realidad: se discuten cosas informalmente evitando los cauces típicos de la empresa, gente que en un principio parecía seria acaba gritando cosas tipo "¡buah, que buena está esa que acaba de pasar!" y tirándole los trastos a las empleadas y otros te cuentan que en su juventud se pelaban clases por quedarse jugando al Final Fantasy. Y eso que la gente tampoco iba tan mal en aquel momento.


La verdad es que estuvo divertido y me sirvió para conocer a mucha gente de la que, para variar, ya no recuerdo el nombre (siempre me pasa igual...). Al cabo de un rato empezaron a formarse grupitos para irse luego de fiesta, entre ellos el team Roppongi al cual no dudé en apuntarme para ver la vida nocturna de Tokyo. La idea era ir a algún garito por Shibuya o Ebisu a pasar el rato hasta que fuese hora de ir a Roppongi, allá sobre la 1:00 o así que es cuando empieza a animarse aquello. Para los que no lo sepáis, Roppongi es una zona principalmente conocida por su vida nocturna y porque está repleto de extranjeros.

Así pues después de hartarnos a comer y de unas cuantas copas nos fuimos a una especie de pub irlandés donde estuvimos pasando unas horas charlando y escuchando la música que un pequeño grupo tocaba. Allí estos intentaron ligarse a quien fuera para ir calentando motores: a una brasileña que no estaba mal, a un par de chinas... Aunque como buenos programadores e ingenieros que éramos todos se quedaron con las ganas.

Cuando se hicieron las 11 y pico o las 12 nos fuimos del local y con un taxi que muy amablemente nos pagó Hayashi-san (y no nos dejó que le diésemos nuestra parte) fuimos hasta el cruce de Roppongi:



Según me dijeron, este era un punto de referencia típico para quedar la gente. Y de hecho había bastante gente (de todo tipo) esperando.

La verdad es que llegamos demasiado pronto. Fuimos a un garito que había por allí donde nos pidieron 3000 yenes para entrar + 500 para el guardarropa (agghh, sable!) y que la verdad no me convenció demasiado. Al menos no el segundo piso, donde la mayoría decían de ir. En el primero se estaba mejor, había mucho más ambiente (y unas HB8.5+). En cualquier caso como llegamos pronto nos tocó esperar hora y pico o dos con juegos tontos de beber (yo agua, que se ve que la comida de antes me había sentado mal y no tenía el estómago para demasiados trotes). Con el tiempo fue llegando cada vez más gente y la cosa se animaba, pero aún así no me convencía la música del 2º piso: era todo muy en plan negro rapero. Lo dicho, otra vez o voy a otro sitio o me quedo en el primer piso.

La verdad es que según iba pasando el rato mi estómago se hacía por momentos más inestable (ya había tenido que ir al baño con carácter de urgencia en el pub de antes) y finalmente al no encontrarme demasiado bien decidí volverme por mi cuenta a casa, dejando a estos de "cacería" (que parece ser que fue infructuosa). Hayashi-san me acompañó hasta la salida (tenía sus cosas con las mías en el guardarropa) y me indicó cómo salir otra vez hacia el cruce principal.

Allí, aparte de que se me acercó una ofreciéndome ir a un local extraño de masajes, intenté en vano durante un rato parar a un taxi para volver a casa ya que no habían trenes a esas horas. Eché muy en falta la información de la guía aquella de cómo ir en taxi en Japón, porque no recordaba cómo se escribían en kanji libre y ocupado, haciendo que no supiera qué taxis tenía que parar. Además de que habían muchos, todos con gente y todos pasando de mi pusiera lo que pusiera. Al final al cabo de ver subir a varios acabé recordando que el letrero en rojo significaba libre y en verde ocupado (al revés para variar), así que me puse a buscar taxis con el cartelito en rojo. Por cierto, por si no lo sabéis aquí la puerta de atrás del taxi te la abre el conductor desde dentro cuando te acercas, tanto para entrar como para salir. Es bastante curioso.

Finalmente y después de varios intentos (uno que estaba libre hasta pasó de abrirme cuando me vio la cara de guiri) conseguí subir a un taxi y como pude le indiqué que me llevase hasta la estación de Gotanda, para luego guiarle por las calles hasta cerca de mi casa. Precio del taxi: unos 3000 yenes. Menudo sablazo de noche xD

5 comentarios:

Emil·li dijo...

Bueno, lo más tranquilizador de todo lo que cuentas es que parece ser que allí en Japón los informáticos tampoco tienen demasiado éxito a la hora de "tirar la caña". De verdad q es un alivio xDD

PD: Quiero foto del sableláser de Darth Vader ya!!! :_)

emisucio dijo...

jeje hay noche que la verdad es que sale mucho mas rentable quedarse en casa!
Una cena pesada y unas copas a veces son mas que incompatibles y se forma una batiburrillo que no veas, pero bueno ya nos seguiras contando tus andaduras en la marcha Nipona, no veas los Japos informaticos abria que verlos tirandole los trastos a la brasileña me los imagino como el tipico comic con los ojos saltones y los dientes de sierra
AL ATTTTAQUER!!!!!!!!!!
jeje

saludetes!!

Nuri dijo...

te sienta mal la comida, te sablan en la disco, en el taxi...joer vaya nochecita guay que te pasaste eh??
por lo menos no te enteraste del terremoto no???

Cuidatee

Artus dijo...

Si es que no se te puede sacar a ningún sitio XD
Creo que lo peor de todo son las sabladas que te metieron, ya que creo aun no has cobrado no? :P
Animo y no te preocupes por los madrugones, que a eso te acostumbras en 2 días.

Florencio Cano dijo...

Utiliza "la fuerza"!! Jojojo. HB8.5+!!!:D. A ver si coincidimos un dia por el messenger que por aquí ya están cambiando algunas cosas jejej. Venga tio, disfruta y no te agobies que el dinero está para gastarlo...y otra cosa...no has contado la parte en la que fuiste al centro ese de "masajes" para extrangeros!!! :D